Hay sectores tremendamente tradicionales en lo que a sus spots televisivos se refiere, ¿a quien no le quita el sueño la cal de su lavadora? Uno de estos sectores es el de los detergentes, en general, y más en concreto el de los detergentes para ropa. La tónica suele ser mostrar a una serie de niños manchando su ropa, pero disfrutando mientras lo hacen, lo cual genera primero complacencia en la madre (¿quien sería tan cruel de regañar a un niño porque se manche?) y segundo un cierto agrado de tener ocasión de utilizar su detergente, que elimina todas las manchas sin excepción, lo cual provoca una terrible envida de sus vecinas, desconocedoras de tal prodigio de la ciencia.
 
En cuanto a los tópicos el más claro es de la ropa blanca, todo aquel susceptible de mancharse en el anuncio indudablemente llevará ropa blanca, a pesar de que el riesgo de la mancha sea evidente. Los clásicos para estas manchas son los partidos de fútbol en días lluviosos y en campos con deficiente drenaje.
 
Hay una variante, que es en el que la madre se vuelve histérica al ver a su hijo con la ropa manchada, como si viniera con un brazo amputado y un ojo colgando. En este caso, probablemente el niño vestirá con el clásico traje de domingo.
 
Con tantas similitudes se agradece que alguna marca trate de romper y haga algo diferente. Eso ha sido lo que ha hecho Woolite, que además ha roto pero bien, no se ha quedado a medias, ya que ha dejado el rodaje de su spot en manos Rob Zombie, músico “jevorro” y director de cine de terror. ¿Como reaccionará el target clásico de los anuncios de detergentes?

 

¿Qué opinas?

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de Google Analytics con el único objetivo de obtener datos estadísticos sobre la navegación de los usuarios. Puede ampliar información sobre las cookies, su uso en este sitio y el modo de desactivarlas pinchando en este enlace

ACEPTAR