El infierno de Dell comenzó cuando Jeff Harvis, tras dejar su empleo de ejecutivo en una empresa de medios de comunicación, tuvo que comprarse un nuevo ordenador portátil. Eligió Dell por su relación calidad-precio y por la buena reputación de servicio al cliente, para asegurarse, pagó un extra para disponer de servicio técnico a domicilio.

Leer más…