A la hora de realizar un test A/B debemos tener en cuenta que puede tener consecuencias negativas a nivel SEO. Los riesgos principales son los siguientes:

  • Problemas de contenido duplicado: Si disponemos de diferentes URL’s para las diferentes versiones del test, lo que suele ser habitual, corremos el riesgo de que Google lo detecte como contenido duplicado, lo cual es un factor negativo de cara al posicionamiento SEO
  • Indexación en Google de la URL de prueba en vez de la original: En el caso de que el cambio de URL se realice con parámetros, puede darse el caso de que Google indexe y muestre en el buscador la URL en la que mostramos la variación del test, siendo una página que a posteriori eliminaremos (o al menos deberíamos) de nuestro site. Cuanto más complejo sea el test peores serán las consecuencias de que esto suceda por dos motivos: 1) si estamos probando grandes cambios en el contenido eso verá su reflejo en la interpretación que Google hace de la URL y por tanto de las keywords que asocia a la misma; 2) Si los cambios en la URL de la variación son muy grandes seguramente hayamos optado por mostrar el test solo a una parte de los visitantes (por temas de no arriesgar en exceso la conversión o perder imagen) Al tener indexada la variación de la URL, todo el tráfico orgánico que no participe en el test acabará desembocando en la variación
  • Penalización por encubrimiento: El encubrimiento es algo que Google considera una mala práctica, consistente en mostrar un contenido para los robots del buscador y otro para los usuarios. Hay que tener especial cuidado con esto cuando se realiza el test sin un cambio de URL.
  • Penalización por ser interpretado por Google como un intento de engañar al buscador cuando el testing se alarga en exceso en el tiempo. Si Google entiende que la duración del test excede de la necesaria se corre el riesgo de que lo interprete como un intento de engaño.

Este último riesgo es posiblemente el más desconocido de todos, sin embargo es algo sobre lo que Google avisa:

If we discover a site running an experiment for an unnecessarily long time, we may interpret this as an attempt to deceive search engines and take action accordingly. This is especially true if you’re serving one content variant to a large percentage of your users.

¿Cómo evitar los riesgos SEO en los tests A/B? Veamoslo en 6 pasos

1. Especifica una URL canónica

Al definir una URL canónica estaremos informando a Google de cual es nuestra versión favorita de entre varias URL’s que muestran un contenido similar, evitando de este modo que entienda que hay contenido duplicado, evitando la dispersión de la transferencia de autoridad en los links internos y evitando que se indexe y se muestre en el buscador la variación del test y no la URL original.

Para realizarlo basta con incluir en el <header> de la URL del test la etiqueta rel=”canonical”:

<link rel=”canonical” href="http://www.tuweb.com/paginaoriginal.html" />

Ojo, únicamente en la sección <head> de la URL del test. Lo menciono especialmente para quien utilice CMS’s como WordPress, donde se puede cometer el error de incluir la etiqueta en el <head> de la plantilla, lo que provocará que le estemos mandando a Google un mensaje que le dejará algo desconcertado: “Todas mis URL’s muestran el mismo contenido que www.tuweb.com/paginaoriginal.html, y es precisamente esta URL mi favorita y la que hay que mostrar en el buscador en lugar de las demás”.

2. Evita que la URL de pruba del test se indexe por Google

Por definición, y a la espera de los resultados, la URL de control (es decir, la original) es la URL preferida sobre la URL de prueba que estaremos testando y comparando con la original. Por ello, para evitar los riesgos antes comentados debemos evitar que se indexe la URL, lo cual podemos hacer de varios modos, no excluyentes unos de otros.

Configurar el archivo robots.txt. De tal modo que informamos a Google que queremos evitar que indexe dicha págia

User-Agent: Googlebot
Disallow: /productos/version-de-prueba-del-producto-a.html

Utilizar la etiqueta “noindex”. La añadiremos al <header> de la URL de prueba. Nuevamente la misma advertencia que sobre la etiqueta rel=“canonical”: Ojo con no añadirla al <header> de una plantilla porque con ello estaremos evitando la indexación de todo el site.

<meta name="robots" content="noindex" />

Eliminar la URL en Google Webmaster Tools. Esta herramienta permite eliminar de manera manual la indexación de una URL, en el caso de que la URL ya haya sido indexada. Para comprobar si está inexada basta con realizar en Google la siguiente búsqueda:

site:www.tuweb.com/productos/version-de-prueba-del-producto-a.html

Si el resultado es “La búsqueda de site:www.tuweb.com/productos/version-de-prueba-del-producto-a.html no obtuvo ningún resultado.” tendremos la seguridad de que no está indexada.

3. Cuando el test se haga mediante redirección, utiliza una 302, no una 301

Si estamos realizando el test A/B mediante redirección de la URL de control a la de prueba, la buena práctica consiste en hacerlo mediante una redirección 302 en vez de mediante una 301.

En la práctica, el usuario no notará diferencia entre una redirección 302 y una 301, ya que el resultado para él es el mismo. Es más, lo nomal es que ni siquierea se dé cuenta de la redirección. Sin embargo, la redirección 302 tiene consideración de temporal mientras que la 301 de permanente. Por tanto, al utilizar una redirección 302 estamos informando al buscador de que dicha redirección solo sucederá únicamente durante un tiempo, mientras realizamos el test.

Si comentemos el error de hacer la redirección mediante una 301, al ser una redirección permanente, estaremos transfiriendo la autoridad de página de la URL de control a la de prueba, lo cual no queremos que pase ni siquiera en el caso de que a posteriori la URL de prueba resultara la ganadora del test.

4. Al finalizar el test, elimina la URL de prueba y realiza una redirección 301

Una vez finalizado el test, con independencia de cual sea la URL ganadora, debemos mantener la URL de control. Si resultara que la URL de control fuera la perdedora del test, lo que haremos será realizar las modificaciones sobre dicha URL para dejarla tal y como en la URL de prueba.

El motivo es que la URL de control tendrá más antiguedad, y por tanto tendrá un cierto peso SEO adquirido. Además de que no hacerlo de este modo puede derivar en links internos rotos.

Por otro lado, es recomendable realizar una redirección 301, de consideración permanente tal y como comentaba en el punto anterior, desde la URL de prueba a la de control. Por dos motivos:

  • A nivel SEO es habitual trabajar las redirecciones 301 para transferir la autoridad de una URL a otra, por ejemplo cuando hay un cambio de dominio o de URL’s. En lo que a un test se refiere, lo normal es que la URL de prueba no se haya indexado, que Google tenga claro que se trata de una versión de la URL de control y que por tanto además no haya obtenido ningún incremento de autoridad a nivel SEO, siempre y cuando hayamos seguido los pasos anteriores. Sin embargo nunca está de más curarse en salud
  • Puede que algún usuario haya guardado en su navegador la URL de prueba e, incluso, que haya sido enlazada. Al hacer una redirección 301 estaremos moviendo el tráfico que posteriormente pueda generar la URL de prueba hacia la URL de control, que con independencia del resultado será la definitiva, evitando así el molesto error 404.

5. Evitar ser sospechoso de encubrimiento

El encubrimiento hace referencia a la práctica de presentar a los usuarios humanos y a los motores de búsqueda contenido o URL distintos. El encubrimiento se considera un incumplimiento de las Directrices para webmasters de Google porque proporciona a los usuarios resultados diferentes a los esperados.

Para no ser penalizado por encubrimiento a la hora de realizar un test hay que evitar que el método para mostrar un contenido u otro esté basado en el user-agent. Un ejemplo de esto sería mostrar siempre el contenido original cuando el user-agent sea Googlebot.

Si el test lo realizamos mediante una herramienta de testing, conviene asegurarse de cual es el modo que utiliza para mostrar un contenido u otro.

6. No alargar el test más allá de lo necesario

No tiene mucha lógica alargar el test una vez que hemos obtenido resultados estadísticamente significativos. Pero es que se además, no poniéndole fin en su momento se corre el riesgo de una penalización de Google al sospechar que se está realizando una mala práctica con el objetivo de engañar al buscador.

Siendo sincero, nunca he visto una penalización de este tipo, y desconozco en qué se basa Google para entender que ya deberíamos tener conclusiones validas en nuestro test, pero avisados quedáis por si acaso.

Siguiendo estos 6 pasos no deberíamos tener ningún problema de cara al posicionamiento orgánico en Google. No prestar atención a estos consejos, por el contrario, pueden desembocar en una pérdida de posicionamiento de nuestra URL de control o, pero aún, en el caso de incumplir las Directrices para webmasters de Google, desaparecer del índice del busacdor, algo que probablemente no es el resultado esperado cuando alguien realiza un test.

¿Te ha gustado este artículo? Si es así, puedes ayudarme y compartirlo en Redes Sociales mediante los siguientes botones. ¡Gracias!

¿Qué opinas?

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de Google Analytics con el único objetivo de obtener datos estadísticos sobre la navegación de los usuarios. Puede ampliar información sobre las cookies, su uso en este sitio y el modo de desactivarlas pinchando en este enlace

ACEPTAR