En un artículo anterior comentaba 5 errores comunes al tratar de mejorar el SEO mediante un blog corporativo. Vamos a ver otros 3 errores más, no tanto centrados en la propia optimización desde el punto de vista técnico, sino más desde el plano estratégico.

Error 6: No tener objetivos y un plan de conversión para el blog

Gracias al blog tendremos más URL’s potenciales para posicionar y mayor abanico de keywords que trabajar. Ya comentaba en el artículo anterior la necesidad de definir nuestro público objetivo y focalizar en ellos.

Pero hay que ir un paso más alla. ¿Cual es el objetivo del tráfico captado mediante el blog? ¿Simplemente que nos conozcan? ¿Conseguir registros cualificados? ¿Que viralicen el contenido?

Antes de ponernos a crear artículos como locos conviene tener claro por qué estamos destinando tiempo y recursos en un blog corporativo. ¿Cómo vamos a optimizar el blog si no sabemos para qué lo queremos? Sin un foco iremos dando tumbos sin ton ni son. Puede que nos sonría la suerte y de pronto nos demos cuenta de que hemos conseguido un diamante en bruto, pero sin objetivos definidos yo no apostaría por ello.

Error 7: No establecer las métricas de control

Si hemos cometido el error anterior, este paso obviamente será el siguiente, ya que lo primero para establecer las métricas que nos indicarán el éxito o no del blog es saber qué queremos medir.

Una vez que hemos definido nuestros objetivos (y nuestro público objetivo), y tenemos perfectamente ubicado el blog en el embudo de conversión, llega el momento de definir los KPI’s con los que vamos a analizar si estamos consiguiendo los objetivos o no, de cara a hacer cambios, optimizar ciertos aspectos y potenciar otros que estén resultando un éxito.

Al analizar estas métricas de control no debemos quedarnos simplemente en los datos globales. En un blog hay una serie de preguntas que nos pueden resultar muy interesantes, como por ejemplo:

  • ¿Qué autores están dando mejores resultados?
  • ¿Qué tipo de contenido conecta mejor con el público objetivo? ¿Posts cortos? ¿largos? ¿Con vídeo? ¿Con infografías?
  • ¿Los artículos nuevos funcionan o la gente solo lee los antiguos? ¿Merece la pena seguir escribiendo con tanta frecuencia?
  • ¿Qué categorías funcionan mejor?
  • ¿Qué tono está dando mejores resultados? ¿Artículos serios o mejor con un toque de humor?

En definitiva, más allá de que desde el punto de vista técnico hagamos una mejor o peor optimización de un blog corporativo que hemos creado como parte de nuestra estrategia SEO, no debemos olvidarnos de definir con antelación cual es el papel que debe jugar el blog y, en base a ello, medir, analizar y optimizar.

¿Qué opinas?

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de Google Analytics con el único objetivo de obtener datos estadísticos sobre la navegación de los usuarios. Puede ampliar información sobre las cookies, su uso en este sitio y el modo de desactivarlas pinchando en este enlace

ACEPTAR