To every action there is always an equal and opposite reaction (Isaac Newton)

Ley Sinde, SOPA, PIPA y compañía han generado gran revuelo en la red, no dejando lugar a dudas de que hay mucha gente que no está dispuesta a ceder libertades en Internet y mucho menos en favor de los intereses particulares de determinadas industrias. Una de estas últimas protetas ha sido el blackout contra SOPA que casualmente (o no) ha tenido respuesta inmediata por parte del FBI cerrando el imperio Megaupload, que llevaba seis años funcionando. La indignación ante este hecho ha sido palpable, como hemos podido comprobar en redes sociales, y al menos parece que SOPA da un paso atrás. También ha reaccionado Anonymous, publicando el catálogo completo de Sony en la red y anunciando un marzo negro.

No hay que caer en el error de encumbrar Megaupload, no tiene el romanticismo que algunos le quieren otorgar ni es la representación de la libertad en la red. Megaupload ofrecía un servicio totalmente legal que permitía almacenar y compartir archivos privados, pero también obtenía lucro gracias a que era utilizado para compartir archivos con copyright sobre los que no tenían derechos. Personalmente esto último no me parece justo, no me parece lógico lucrarse gracias al trabajo de otro sin su consentimiento. Aunque tampoco me parece justo la enorme cantidad de intermediarios, entre el artista y el consumidor, que se llevan una parte importante del pastel.

Las cifras de negocio de Megaupload eran importantes, incluyendo un volumen de usuarios que pagaban cuentas premium. Ante lo cual hay una doble lectura que la industria de los contenidos debería hacerse. La primera, y más gratificante, es que hay gente dispuesta a pagar por dichos contenidos, en contra de la teoría de los piratas que defienden el todo gratis. La segunda, y más preocupante, es que la industria no participa de dichos beneficios, al menos no directamente, es decir, hay una forma de explotar el negocio sobre la que no ha querido/sabido participar.

Hay una mentira que suele repetirse, “Un artista tiene derecho a vivir de su trabajo”. Sí, tiene todo el derecho, pero los demás no estamos obligados a que pueda vivir de ello, del mismo modo que, por desgracia, el panadero de mi barrio tuvo que cerrar su local hace un mes porque no podía vivir de su negocio. Parece que los defensores de los derechos de autor pretenden acorralarnos y obligarnos a consumir su trabajo, con medios, cuanto menos en algunos casos, dudosos. Mosquear a tu potencial consumidor demuestra un gran “buen hacer” desde el punto de vista del Marketing.

Y es que, tal y como se ha repetido estos días hasta la saciedad, no se pueden poner puertas al campo. Quien desea descargar o conseguir un archivo, sin pagar contraprestación, posiblemente lo va a conseguir, eso es algo que nos dice la experiencia desde el cierre de Napster a esta parte. Por tanto bien haría la industria en destinar sus esfuerzos, en vez de en cerrar webs, en adaptar su modelo de negocio. Los tiempos han cambiado y deberían plantearse si su forma de monetizar ingresos ahora mismo es rentable, más allá de que sea un modelo totalmente legítimo, y si no están desaprovechando otros modelos de negocio y vías de ingresos. También deberían plantearse si sus estructuras empresariales son las más eficientes posibles.

¿Qué parte de los que se descargan una película la hubieran comprado/alquilado si no les hubiera sido posible descargarla? ¿Qué parte de los mismos estarían dispuestos a pagar si tuvieran alternativas legales distintas a las ofrecidas ahora mismo? Y, lo más importante, ¿Qué precio estarían dispuestos a pagar? Porque esto sigue siendo cuestión de oferta y demanda. Y no hay que olvidar que Megaupload atiende a un demanda insatisfecha por la industria, a la que es inevitable observar como a un dinosaurio, grande y lento, incapaz de adaptarse ni en tecnología ni en precio y cuya única solución para defenderse parece ser el uso de la fuerza.

¿Qué opinas?

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de Google Analytics con el único objetivo de obtener datos estadísticos sobre la navegación de los usuarios. Puede ampliar información sobre las cookies, su uso en este sitio y el modo de desactivarlas pinchando en este enlace

ACEPTAR