Antes de ponernos a definir la política editorial de nuestro blog corporativo debemos tener totalmente claro cual es el objetivo del mismo (¿generar tráfico? ¿registros? ¿imagen de marca?) y cual es nuestro público objetivo. Sobre esa base definiremos nuestra estrategia para el blog, la cual podemos ir definiendo dando respuesta a varias preguntas

¿Qué tipo de contenido publicar?

En un blog corporativo podemos seleccionar 3 tipos de contenido a publicar donde lo ideal es hacer un mix de todos ellos:

  1. Contenido sobre la propia marca
  2. Contenido sobre el sector de la marca
  3. Contenido no relacionado con el sector ni con la marca pero que sea de interés para nuestro público objetivo. Este será el contenido más díficil de detectar y parte de conocer perfectamente a nuestro público objetivo y saber con qué otro tipo de contenido le podemos resultar interesantes.

Veamoslo con un ejemplo en el que nos ponemos en la piel de un club de pádel:

  1. El contenido de tipo 1 puede tratar sobre nuestras instalaciones, clases que se imparten, promociones…
  2. En el contenido de tipo 2 podríamos hablar sobre noticias del mundo del pádel profesional, consejos para elegir vestimenta o video tutoriales de cómo realizar ciertos golpes.
  3. Para el contenido de tipo 3, podríamos entender que nuestros clientes, al ser deportistas, podrían tener interés en cuestiones como hábitos de vida saludable o consejos de nutrición. Ojo, es un suponer. Como decía debemos partir de conocer y comprender a nuestro público objetivo y debemos continuar con un análisis posterior de si realmente ese contenido les está resultando interesenta.

Darle más peso a un tipo u otro de contenido depende de muchos factores, como las propias carácterísticas de nuestros clientes, el tipo de producto que vendemos, lo conocida que sea nuestra marca, etc

¿Qué imagen de marca queremos transmitir?

Debemos tener claro cómo queremos que nos vea nuestro público objetivo y que imagen queremos transmitir. Con ello decidiremos cual será el tono del lenguaje, si tendremos un estilo más serio u otro que conecte mejor con un público joven, si le añadiremos un toque de humor o trataremos los temas con mucha seriedad, etc.

Es importante además consistencia en nuestro tono y que vaya en línea con la imagen que transmite el diseño del blog. De lo contrario no conseguiremos transmitir ningún tipo de personalidad definida.

¿Cómo elegir las temáticas concretas?

Para elegir las temáticas concretas, es decir, de lo que tratará cada artículo de nuestro blog podemos acudir a ciertas herramientas

  • Planificador de Palabras Clave de AdWords: La evolución de Google Keywords Tool. Con él podremos encontrar palabras clave con alto volumen de búsquedas y evaluar la competencia (aunque es la competencia en AdWords, que no tiene por qué ser similar en SEO). Con ello podremos detectar areas de interés y oportunidades
  • Google Trends: Nos permite evaluar tendencias de búsqueda y búsqueda populares por temáticas y zonas geográficas
  • Trending Topics de Twitter: Nos servirán para detectar áreas de interés, si bien los trending topics suelen ser efímeros, es necesario actuar con rapidez y la competencia es alta. Pero si conseguimos aprovechar alguno de ellos podemos
  • Estate atento a las novedades: Bien sea a través de Google Alerts, lectores de feeds, listas en redes sociales, etc De tal modo que podemos ofrecer contenido muy actual. Conviene también actuar con rapidez creando contenido cuando esté relacionado con noticias y novedades. De lo contrario cuando publiquemos nuestro artículo ya se nos habrán adelantado tantos otros que hará más difícil que captemos la atención y que pueden generar una sensación de que vamos a remolque.

Además, resulta muy recomendable escuchar a nuestros clientes. Si a través de las tiendas físicas, mediante e-mails, conversaciones telefónicas o comentarios en redes sociales, entre otros, detectas que hay ciertas preguntas muy repetidas por los clientes es buena idea publicar un artículo dando respuesta al mismo. También podemos estar atentos a las búsquedas internas (dentro del buscador de nuestro site) que realizan, de tal modo que detectemos intereses que lo mismo no estamos cubriendo.

Tampoco está de más espiar a la competencia. Ser originales siempre es un punto a favor pero no perdemos nada por buscar la inspiración en casa del vecino.

¿Quien va a crear el contenido?

Aquí tenemos varias opciones:

  • Generarlo dentro de nuestra propia organización.
  • Subcontratarlo, pagando por ello
  • Obtenerlo del exterior de la organización de manera gratuita (Guest-blogging, entrevistas, etc)
  • Un mix de lo anterior

Hay que tener en cuenta que para generar este contenido no solo necesitamos un redactor sino que además, dependiendo del tamaño de nuestra organización y de los recursos que estemos dispuestos a invertir, podemos contar con la presencia de otros perfiles como un diseñador gráfico, un maquetador o un consultor SEO.

¿Cuando vamos a publicar el contenido?

En primer lugar, debemos elegir cual va a ser nuestro ritmo de publicación, atendiendo a lo que consideremos más adecuado para conseguir nuestros objetivos pero atendiendo también a los recursos de los que disponemos.

En segundo lugar, resulta muy útil organizar los contenidos del blog mediante un calendario editorial, en el que vayamos asignando contenidos a cada fecha futura conreta, diferenciando por categorías o tipos de contenido, de tal modo que evitemos ser repetitivos.

En dicho calendario deberíamos tener marcado en rojo fechas concretas en las que tienen lugar eventos especiales: Nochebuena, Halloween, St. Patricks, aniversario de nuestra marca, comienzo de la temporada NBA, dia mundial de lo que sea, etc Es decir, fechas para las que nos pueda interesar tener contenido especial.

De cara a mantener el ritmo de publicación que hemos decidido, conviene tener siempre contenido atemporal y que pueda resultar útil en cualquier momento, para responder ante posibles incidentes que podamos tener a la hora de crear el contenido.

Sobre este calendario editorial podremos organizar a todas las personas o agencias externas que participan en la generación de contenido, asignando plazos para que de tiempo a redactar el contenido, desarollar el material gráfico que acompañará al artículo, aplicarle una optimización SEO y pasar por el filtro del Redactor Jefe, por nombrar varios procesos que pueden tener lugar a la hora de crear contenido para nuestro blog corporativo.

A la hora de publicar contenido en un blog corporativo, hay quien prefiere improvisar y no estar tan planificado. Eso puede que le de frescura pero también se corre el riesgo de estar dando bandazos sin dirección fija. A mi modo de ver, cuanto más organizados estemos a la hora de gestionar un blog corporativo y cuanto más definido lo tengamos todo desde el principio, más probable es que tengamos éxito con el blog. ¿Y vosotros qué opináis?

¿Qué opinas?

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de Google Analytics con el único objetivo de obtener datos estadísticos sobre la navegación de los usuarios. Puede ampliar información sobre las cookies, su uso en este sitio y el modo de desactivarlas pinchando en este enlace

ACEPTAR