Crowdfunding (del inglés: financiación en masa o financiación colectiva) se define como la cooperación colectiva, llevada a cabo por personas que realizan una red para conseguir dinero u otros recursos, se suele utilizar Internet para financiar esfuerzos e iniciativas de otras personas u organizaciones. Crowdfunding puede ser usado para muchos propósitos, desde artistas buscando apoyo de sus seguidores, campañas políticas, financiación del nacimiento de compañías o pequeños negocios.

Fuente: Wikipedia

Uno de los principales problemas, si no el principal, para lanzar nuevos proyectos es conseguir la financiación para llevarlo a cabo. Algo que se ha acentuado en los últimos años debido a la situación económica. El crowdfunding es una solución para este problema, basándose en que muchos usuarios con pequeñas aportaciones puedan sacar adelante un proyecto.

Y cuando hablo de proyectos no tiene por qué ser simplemente empresariales en el sentido más estricto de la palabra sino que también es una buena solución para financiar obras culturales, estudios científicos, desarrollos tecnológicos o acciones solidarias.

Sirva para aterrizar mejor el concepto la web Lánzanos, de reciente creación. Dicha web actua como plataforma en la cual personas de todas las partes del mundo pueden subir sus proyectos. Los autores disponen de una página específica para su proyecto en el que lo explican y añaden un vídeo demostrativo.

Posteriormente, las personas interesadas en los proyectos pueden realizar aportaciones en la cuantía que estimen oportunas, incluso desde 1 euro hasta cantidades más importantes. El autor del proyecto puede haber estipulado una serie de recompensas según el volumen de las aportaciones. Por ejemplo, la serie de animación Freaklance, que está buscando financiación en dicho portal para su tercera temporada, ofrece una camiseta a todo aquel que aporte de 20€ en adelante o, si aportas de 30€ en adelante, que se te realice una caricatura que aparecerá como personaje secundario en alguno de los capítulos.

Todos los proyectos tienen estipulados una cantidad necesaria y una duración del proyecto. En caso de que en el plazo indicado no se haya reunido la financiación esperada, el autor no recibe las cantidades económicas hasta el momento aportadas y a los mecenas no se les cobra por sus apoyos. Aportaciones que, por cierto, se realizan a través de PayPal.

Como decía, es una forma de financiación que se puede utilizar también para acciones solidarias. Por ejemplo, la asociación Hazloposible tiene subido un proyecto a Lánzanos en el que espera recaudar 3000 euros en algo menos de 2 meses para construir tres fuentes públicas de agua potable en Tanzania. En este caso, las aportaciónes inferiores a 100 euros son realizadas como donativo convencional y de ahí en adelante se reciben recompensas materiales (libros y vídeos).

Finalizo apuntando la principal desventaja de este creativo modo de financiación, y es que obliga al autor del proyecto a divulgarlo cuando aún se encuentra en fase de desarrollo, lo que en algunos tipos de productos puede suponer un riesgo importante de ser copiado.

¿Y a vosotros que os parece esto del crowdfunding?