Para conseguir mejorar nuestro posicionamiento SEO simplemente a través de enlaces internos, y con ello incrementar el volumen de visitas orgánicas vamos a partir de dos premisas:

  • Los links internos “donan” parte de su autoridad a nivel SEO a aquellas páginas internas a las que enlazan
  • Estar en la página 2 ó 3 del buscador aporta poco beneficio. Sí, nos indica que estamos cerca del éxito, pero en la prácitca en la mayoría de los casos un resultado en la página 3 y otro en la página 67 nos van a aportar las mismas visitas: Cero

La idea por tanto es que nuestras páginas con mayor autoridad ayuden a aumentar el peso, y con ello el posicionamiento, de aquellas páginas que están cerca de aparecer en la primera página del buscador para ciertas palabras clave, siguiendo los siguientes pasos:

  1. Localizar aquellas palabras clave por las que estamos posicionados en las páginas 2 y 3 del buscador
  2. Establecer si el volumen de búsquedas de dichas palabras nos resulta suficientemente interesante como para optimizarlas
  3. Localizar las páginas de nuestro site que estamos posicionando en las mencionadas páginas 2 y 3 del buscador para dichas palabras clave
  4. Localizar las páginas con mayor autoridad de nuestro site
  5. Crear enlaces internos desde nuestras mejores páginas hacia las que queremos potenciar, atendiendo a dos principios: 1) La regla del primer anchor text; y 2) El volumen máximo de links internos recomendados.

Localizar las palabras clave en las páginas 2 y 3

Para ello recomiendo utilizar herramientas como Google Webmaster Tools o SEMrush. La primera es gratuita y la segunda de pago

En el caso de Google Webmaster Tools basta con que vayamos a la sección Consultas de Búsqueda dentro de Tráfico de Búsqueda. Ahí podremos ver qué palabras clave han hecho que se muestre nuestro site. Ordenamos la tabla por la opción Posición Media y nos fijamos en aquellas que estén entre la posición 11 y 30 (aunque también podemos usar esta estrategia para mejorar o consolidar la posición de palabras clave entre las posiciones 9 y 10).

Google Webmaster Tools nos dará información del volumen de impresiones que hemos recibido con dichas palabras clave, pero dado que estamos en una mala posición (página 2 ó 3, recordad) dicho volumen será escaso. Lo que deberemos hacer para analizar el potencial de dichas palabras es acudir al Planificador de Palabras Clave de Google AdWords para estimar el volumen de búsquedas que tienen dichas palabras clave.

Con esto ya tendremos una lista de las palabras clave interesantes para potenciar. Ahora toca ver qué URL’s son las que se están posicionando por dichas palabras. Suena un poco rudimentario pero basta con hacer las búsquedas en Google (en modo privado del navegador) y localizar la URL. Si esto no os suena demasiado elegante siempre podéis buscar en Google “Rank Tracker” y vais a encontrar numerosos programas que analizar las posiciones en el buscador para una lista de palabras clave.

En el caso de que la lista de palabras clave sea demasiado numerosa, podemos optar por priorizar. Para ello obviamente en primer lugar podemos decantarnos por aquellas que consideremos más relevantes. En segundo lugar, si realizamos campañas de AdWords, es probable que tengamos elementos para analizar la calidad de dichas palabras. Por último, a través de la herramienta Keyword Difficulty de Moz, podemos analizar cómo de difícil resultará posicionar una palabra clave determinada en base a la competencia.

Ahora sí que sí, ya tenemos nuestra lista de palabras clave y las URL’s con las que se están posicionando.

Localizar nuestras páginas con mayor autoridad

Para ello podemos utilizar Open Site Explorer de Moz, que en su versión gratuita nos mostrará el resultado para las 5 primeras páginas de nuestro site en términos de autoridad. Cuanto más autoridad tenga una URL más autoridad será capaz de transmitir mediante un link interno.

Open Site Explorer - Top Pages

Crear los links internos

Ya tenemos la lista de palabras clave, las URL’s que queremos posicionar y las URL’s que nos van a servir para dar ese empujoncito. Es el momento de encontrar en nuestras páginas top un lugar para posicionar dichos links internos. Varias consideraciones al respecto:

1) Cuanto más natural sea el link mejor. Meter el link con calzador puede propiciar el efecto contrario al deseado.

2) La regla del primer anchor text. Supongamos que en una misma URL hay varios links internos hacia una misma URL pero con dos anchor text diferentes. ¿Que anchor text toma en cuenta Google? ¿Todos? ¿El primero? ¿El último? La realidad es que únicamente tiene en cuenta el primero. Lo cual puede traer conflictos cuando tenemos un enlace en el menú superior, con un anchor text pobre, y tratamos de posicionar otro link interior más adelante, hacia la misma URL y con un anchor text mejor trabajado. En cualquier caso, cuanto mayor consistencia haya de los anchor texts de los links hacia una misma URL (entendido como similitud del mismo) mejor ya que menos dudas le generamos a Google sobre nuestro contenido.

Regla del primer anchor text

3) Volumen máximo de links recomendados. Como comentaba en la Guía para una completa optimización SEO On-page, el número máximo recomendado de links internos es de 100:

El número mágico se suele fijar en 100 por la recomendación realizada por Matt Cutts (máxima voz de Google en lo que a SEO se refiere) en uno de los artículos de su blog. Es un recomendación técnica, basada en que Google únicamente indexa 100 kilobytes de información por página. Por tanto, no hay riesgo de penalización por tener más de 100 links internos en una URL, pero sí hay riesgo de que Google omita información de nuestra URL, con los problemas que ello puede ocasionar. En las propias palabras del bueno de Matt, este límite depende de la autoridad de tu página (¡Siempre ha habido clases!), de tal modo que cuanto más autoridad tenga tu página, más interesado estará Google en ella y más esfuerzos hará en su rastreo e indexación.

4) A más links internos, menos peso de los mismos. Más allá del límite máximo, hay que considerar que cuantos más links internos tengamos en una página menos autoridad donaremos a cada uno de ellos, ya que este “jugo”, tal y como lo llama Google, se reparte proporcionalmente. Sabiendo esto, puede interesarnos deshacernos de algunos links internos para potenciar otros.

Siguiendo estos pasos podemos mejorar de una manera sencilla nuestro posicionamiento SEO, llegando al grial de la primera página de Google (la SERP, hablando con propiedad) y mejorando el volumen de visitas orgánicas. ¿Qué os parece? ¿Habéis probado a jugar alguna vez con los links internos de cara a mejorar el posicionamiento de ciertas páginas?