Una página de error 404 es aquella que se muestra al usuario cuando a la que estaba intentando acceder no existe. Algo que normalmente sucede cuando hay un enlace roto, por ejemplo porque el site que crea el enlace no escribe la dirección correctamente o porque se han realizado cambios en la estructura de las URL’s, provocando que los enlaces obtenidos hasta la fecha apunten a URL’s inexistentes.

La página de error 404 estándar no proporciona información útil al usuario, corriendo el riesgo de que abandone el site. Por ello será importante crear una página de error 404 personalizada para facilitar la navegación del usuario. Además, los errores 404 tienen también implicaciones desde el punto de vista SEO.

Repasemos en los siguientes puntos buenas prácticas para diseñar una página de error 404 personalizada, desde la óptica de la Usabilidad, del SEO y de la Analítica Web.

Usabilidad y Experiencia de Usuario

En vez de decir simplemente que no se encontró una página, tu sitio necesita explicar la razón por la que no se pudo localizar una página y ofrecer sugerencias para llegar a la pantalla correcta. Tu sitio debe tender la mano, no echar a la gente en un momento de falla.

Fuente: Libro “Defensive design for the web”

Desde la perspectiva de la usabilidad, hay una serie de información que es recomendable incluir en una página de error 404.

  • Una explicación de por qué el usuario ha llegado a una página de error y una lista de problemas habituales que explican dicho error, para que el usuario pueda entender qué está sucediendo y por qué. Cuanto menos técnicas y cuanto más amables sean las palabras que utilicemos, más cómodo se sentirá el usuario.
  • Enlaces para ir a la home o a un mapa web del site, así como hacia otras páginas del mismo que puedan resultar relevantes, como categorías más relevantes, artículos más populares, etc
  • Un motor de búsqueda para que el usuario pueda intentar encontrar lo que buscaba
  • Una dirección de correo electrónico o formulario para que el usuario pueda reportar la incidencia. Incluso, en páginas muy orientadas a la venta, puede resultar interesante un teléfono para que el usuario pueda contactar.

Es muy recomendable así mismo que la página de error 404 tenga el mismo diseño del resto del site, es decir que tenga el mismo aspecto, incluido el menú de navegación, de cara a reducir la sensación de estar perdido. O, al menos, que se incluya el nombre y el logo de la compañía.

Por otro lado, tener un toque de creatividad e incluso de humor es también algo recomendable. Nunca es mal momento para impactar positivamente al usuario y generar una mejor imagen de marca. Y menos en este caso cuando el usuario se ha encontrado con un error.

Un ejemplo de una página de error 404 muy optimizadas lo encontramos en Moz.com

Página de error 404 de Moz.com

Como vemos, Moz.com incluye en su página de error los siguientes aspectos:

  1. Mantiene la estructura del site, con el menú de navegación superior y muestra a su popular icono, el robot Roger. Queda claro que uno está en Moz.com
  2. Incluye enlaces a la home, a un mapa del sitio web y a sus secciones más populares
  3. Ofrece un buscador
  4. Muestra una dirección de correo electrónico en la que reportar el error
  5. Aporta un toque creativo con una ilustración de su robot Roger perdido en un planeta desconocido del espacio.
  6. Pide disculpas por los inconvenientes

Como punto de optimización, no estaría de más un par de líneas, entre el encabezado y las disculpas, en las que se explicara el por qué suceden este tipo de errores.

En cualquier caso, es una página de error 404 muy optimizada y no hay duda que, entre ésta y la estándar, la de Moz.com conseguirá en mayor medida retener al usuario y que éste acabe encontrando lo que busca.

SEO

Es muy recomendable que la página de error 404 no aparezca indexada en los motores de búsqueda, por ello hay que asegurarse de que el servidor web muestre un código de estado HTTP 404 real cuando se solicite una página que falte.

Por otro lado, es habitual que los errores 404 vengan provocados por enlaces con la URL mal especificada. Algo que puede pasar por un simple error de quien crea el enlace o porque hayamos cambiado las URL’s del site en un rediseño.

Lo ideal es que, una vez detectados dichos enlaces erroneos, realicemos un redirección 301 hacia la que sería la página correcta o equivalente a la que ha intentando acceder el usuario. Esto es importante desde el punto de vista de la usabilidad, pero también desde una óptica SEO ya que si dichos enlaces están apuntando a una URL inexistente, no estaremos obteniendo los beneficios SEO que provoca un enlace. Al hacer una redirección 301 estaremos consiguiendo desviar ese jugo SEO hacia la página correcta y, por tanto, hacia nuestro site.

Además de una redirección 301, cuando este problema venga derivado de un rediseño del site en el que hayamos cambiado de dominio, también podemos acudir a Google Webmaster Tools y utilizar la herramienta de cambio de dirección, mediante los siguientes pasos.

  1. En primer lugar debes haber añadido el nuevo site a tu cuenta de Google Webmaster Tools, y haber verificado su propiedad
  2. En la página principal de Google Webmaster Tools, haz clic en el site del que quieras informar de su cambio.
  3. Haz clic en el icono de rueda dentada y, a continuación, en Cambiar de dirección.
  4. Haz clic en Seleccionar un sitio verificado para seleccionar el sitio nuevo

Este método no puede realizarse cuando el nuevo site sea un subdominio, ni debe confundirse con la opción de domino preferido (usado para mostrar la preferencia entre www.midominio.com y http://midominio.com).

Analítica Web

Los errores 404 son suficientemente importantes como para que tengamos optimizada nuestra analítica web para poder tenerlos controlados. Y aunque Google Webmaster Tool nos informa de los errores 404, es preferible tenerlo implementado en nuestra herramienta de Analítica Web de forma que podamos dar respuesta a las siguientes preguntas:

  • ¿En qué página se producen?
  • ¿Cual es la fuente del error 404?
  • ¿Cómo se comporta el usuario tras un error 404?

Además, es recomendable establecer un sistema de alertas, para poder detectar rápidamente posibles errores que estén suponiendo una fuga importante de tráfico.

Todos estos aspectos con más detalle, y la forma de implementarlo en Google Analytics, los podéis encontrar en el artículo anterior Cómo analizar los errores 404.

Prevención de errores en los dominios

Una posibilidad de que se produzcan errores tiene lugar cuando un usuario escribe directamente el dominio (es decir, la dirección de la home del site) en la barra del navegador. Si el usuario comete un error al escribir la dirección del dominio, éste será reconducido a una página de error. Por ejemplo, si alguien en vez de moz.com escribe maz.com, con a en vez de o, será reconducido a una página de error tipo “servidor no encontrado“.

El problema es que dicho error se produce fuera de nuestro dominio, por lo que no podemos mostrar una página de error 404 personalizada. El usuario está fuera de nuestra jurisprudencia.

Pensad que queréis acceder, escribiendo el nombre de la marca seguido de .com en la barra del navgador, a la página web de la popular marca de helados de nombre escandinavo. ¿Sabéis a cúal me refiero? ¿Cómo la escribiríais? ¿Sabéis como se escribe? Efectivamente me refiero a Häagen-Dazs, cuyos helados están tan ricos como difícil es recordar cómo se escribe. Además, el nombre tiene un carácter extraño, encima de la primera a, y un guión. Acertar a la primera al escribirlo será tarea difícil.

Bien, es cierto que en este ejemplo lo más normal es que alguien buscara la dirección directamente en Google. Pero este tipo de errores sucenden, como en el ejemplo porque no tenemos claro cómo se escribe una marca, porque escribimos una extensión equivocada (escribimos .com cuando es .es, por ejemplo) o, simplemente, porque se nos va un dedo al escribir (esas cosas pasan).

Analizando nuestro tráfico orgánico en Google Analytics (hasta donde nos permite Google tras su “not provided”) podemos detectar esos errores ortográficos habitualmente cometidos a la hora de buscar una marca, analizando las palabras clave de búsqueda que están captando tráfico. Podemos plantearnos entonces adquirir los dominios con dichos nombres mal escritos, aunque aquí entran en juego diversos aspectos:

  • Por un lado le estamos facilitando la vida al usuario, al no tener que volver a escribir la dirección
  • Por otro lado, esto tiene un coste económico

Además, deberíamos responder a las siguientes preguntas antes de tomar dicha decisión:

  • ¿Intuimos que es habitual las confusiones con nuestro nombre de marca?
  • ¿Tenemos suficiente tráfico directo como para preocuparnos por estas cuestiones?
  • ¿Cuales son los riesgos del pishing? Es decir, que alguien adquiera un dominio similar al nuestro, robándonos tráfico directo e incluso haciéndose pasar por nosotros mismos

La realidad es que son muy pocas las empresas que se preocupan por este tipo de cuestiones, salvo en lo que se refeire a las extensiones de dominio, pero nunca está de más planteárselo.

Me gustaría recordar un caso de hace ya varios años por lo curioso e ingenioso, que tiene relación con este tema. La marca de coches Mercedes-Benz adquirió el dominio www.ellmundo.com. Es decir, el mismo dominio que el periódico El Mundo, pero con una letra ele de más. Cuando alguien cometía el error al escribir la dirección, lo que se mostraba era lo siguiente:

Mercedes-Benz (ellmundo.com))

Los errores ocurren y por tanto debemos estar preparados para ello. Como citaba anteriormente, debemos tender la mano a nuestros visitantes. A fin de cuentas, cuanto mejor les tratemos más probable es que sigan con nosotros y acaben llegando a la conversión.

¿Qué opinas?

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de Google Analytics con el único objetivo de obtener datos estadísticos sobre la navegación de los usuarios. Puede ampliar información sobre las cookies, su uso en este sitio y el modo de desactivarlas pinchando en este enlace

ACEPTAR